Leche condensada original

Tomando como punto de partida una excepcional y fresquísima leche de vaca, realizamos un proceso de presión reducida para extraerle el agua.

Al espeso líquido resultante le añadimos azúcar hasta obtener este alimento tradicional y delicioso, que permite incorporar nuevos sabores y texturas a la elaboración de postres, batidos, cafés y otras recetas.

Leche condensada desnatada

Aplicar el tradicional proceso de espesamiento a una leche fresca desnatada del máximo nivel, eliminándole el agua y añadiéndole después la proporción precisa de azúcar, nos permite ofrecer al mercado una versión con menos grasa de este producto.

El resultado es ideal para incorporar ese delicioso toque de sabor dentro de una ingesta alimentaria más sopesada.

Leche evaporada

El uso de la leche evaporada es muy habitual en media Europa. Se obtiene tras evaporar el agua de la leche, pero no en su totalidad —como ocurre con la leche en polvo—, sino alrededor de sus dos terceras partes.

La cremosidad derivada de este procedimiento la convierte en un producto alternativo a la nata líquida, que ofrece grandes posibilidades para crear salsas y cremas ligeras. Además, hemos desnatado parcialmente nuestra leche para conseguir un condimento aún saludable y nutritivo.

Benychoc

El batido de chocolate más parecido al de casa, un auténtico alimento para niños y jóvenes. Ofrece un sabor increíble que fusiona el cacao con agradables cereales, e incluye alta proporción de leche natural y una excelente producción, superior a los estándares habituales en el mercado.

Constituye una magnífica merienda, un apetitoso piscolabis y un complemento alimentario al gusto de todos. Cuenta con una presentación divertida, atractiva y muy práctica, con la vaquita Beny como protagonista.